Nueva normalidad: ¿Cómo podría cambiar tu vida?

Últimamente hemos escuchado a través de los medios de comunicación y en las redes sociales acerca del concepto de la “nueva normalidad” ante el coronavirus.

Lo que es seguro, es que este nuevo virus llego para quedarse, ya que los estudios recientes revelan más brotes en un futuro cercano.

Esta situación implica que las instituciones nos seguirán exigiendo cumplir con ciertas normas de seguridad para poder hacer frente ante futuros brotes.

Por tal razón, tendremos que adaptarnos a esta nueva normalidad, y la pregunta seguirá siendo siempre la misma:

¿Cómo nos estaremos relacionando con la nueva normalidad?

Mientras cambia el semáforo epidemiológico, las autoridades siguen exhortándonos a mantener las medidas de seguridad como el distanciamiento social, el uso del cubrebocas y el lavado constante de nuestras manos.

Cuando el confinamiento llegue a su fin y esas barreras sean más flexibles estaras viviendo algunos de los cambios que a continuación te mencionamos:

 Con las personas que desconoces y que te cruzas en el día a día seguirás manteniendo determinadas medidas.

La sensación a nivel global será que el riesgo de contagio sigue latente, por lo que la amenaza de contagiarse la estarás depositando en gente desconocida.

Respecto a nuestros familiares y amigos seguramente eliminarás algunas medidas de seguridad.

Eso te traerá como consecuencia esa sensación de que todo ha vuelto a ser normal y al mismo tiempo contribuirá a que cumplas esa necesidad de tener contacto social.

Con las personas que conocemos, pero no son cercanos, lo más probable es que mantengamos ciertas medidas, aunque no en todo momento. Con ellos se mantendrá una protección más flexible.

¿Cómo afectará tu toma de decisiones?

Todas las medidas que tomes en torno a la nueva normalidad estarán basadas en  factores psicológicos y personales como los que a continuación te mencionamos:

La evaluación de los niveles de riesgo que percibas ante cada situación.

La tendencia que poseas a asumir riesgos.

Estos factores no aplican de la misma forma en todas las personas y cambiarán según los recursos que cada uno de nosotros posea.

Es muy probable que las personas más vulnerables se protejan más y las que son menos vulnerables irán presentado conductas más arriesgadas.

¿Cómo te sentirás ante la nueva normalidad que nos impone el coronavirus?

El miedo es una constante que se ha presentado en la mayoría de la población desde que se inicio el confinamiento por el coronavirus.

El riesgo se relaciona con el miedo.

Éste surge como un medio de defensa para protegerte, estar a salvo y prevenir posibles amenazas.

Por esta razón, te volverás  más desconfiado/a de todo aquello que se encuentras fuera de tu casa, dado que el contagio puede producirse en cualquier lugar fuera de tu hogar.

Esto se verá reflejado en miedo para salir a la calle o a la convivencia con las personas que puedas conocer en el día a día.

Cuando comience la nueva normalidad, el miedo se mantendrá en la mayoría de las personas, lo que va a provocar que se protejan y cumplan con las normas de higiene.

A medio plazo, salir a la calle y empezar a hacer una vida “normal” ira generando la desaparición del miedo.

Comenzarás a afrontarlo, por lo que la evaluación del riesgo irá siendo cada vez menor.

Cuanto mayor sea el riesgo de contagio, más irá aumentando el miedo, por lo que las personas harán más estrictas las medidas de seguridad que tomen.

Dentro de unos años, cuando la enfermedad y los brotes se hayan normalizado, lo más seguro es que el miedo también desaparezca.

Otras de las emociones que seguramente vas a tener que afrontar en la “nueva normalidad” son la frustración y la ansiedad ante la incertidumbre.

Aunque el sector laboral se vaya recuperando poco a poco, muchas personas no recuperarán su seguridad y estabilidad de manera rápida.

Se va a instaurar el teletrabajo, lo que implicará una adaptación en tu casa: posiblemente deberás reservar un espacio para el trabajo y aprender a gestionar mejor tu tiempo a lo largo del día.

¿Cómo será tu tiempo libre?

Tu vida social y el ocio fuera del hogar seguramente cambiarán.

El miedo afectará a todo lo que desconozcas y a todo aquello que se encuentre fuera del país.

El miedo seguirá también presente ante las aglomeraciones de personas.

Seguramente por un largo tiempo evitarás grandes eventos o lugares concurridos como pudiera ser el centro de la ciudad, el transporte público o visitar los centros comerciales.

No te sentirás segura/o al estar rodeado de mucha gente y sin respetar tu espacio personal.

¿Cómo afectará tus hábitos de higiene?

Existen reglas, cuya probablidad es alta para ser aplicadas durante bastante tiempo en nuestro día a día y están  relacionadas con tu cuidado e higiene personal.

El lavado de manos, lavar la ropa más seguido, llevar desinfectante a todas partes y tocarte la cara lo menos posible, son ejemplos de normas que seguramente deberás mantener a largo plazo ante el miedo a contagiarte por coronavirus.

Éstas te darán la seguridad que necesitas frente a la incertidumbre y el riesgo que percibas en la calle.

Para finalizar, la nueva normalidad por el coronavirus te brindará la oportunidad de enfrentar poco a poco el miedo al contagio y la ansiedad y te planteará una nueva vida más al pendiente de tu cuidado y salud personal.

Déjanos tus comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *