Las emociones negativas dañan tu cuerpo y tu mente

Por: Coach Ilmy Luzdidet

Los seres humanos somos por naturaleza seres emocionales, lo cual significa que vivimos en una constante montaña rusa de emociones.

Estas emociones generalmente llegan a nosotros por situaciones que vivimos en nuestro día a día y pueden manifestarse de forma positiva o negativa.

Cuantas veces nos ha pasado que nuestro día va de lo más normal y llegamos a tener una diferencia o conflicto con alguien cercano y eso genera que nos enojemos y por ende nos empezamos a sentir mal, con algún dolor de cabeza o de estómago.

Esto es porque muchos de nosotros no sabemos que las emociones negativas afectan directamente a nuestro organismo.

El día de hoy te explicamos algunas de las emociones que ponen en riesgo tu salud, para que, de esta manera, generes un poco de consciencia y evites lo más que puedas éstas consecuencias por una emoción mal encausada.

Estrés: El estrés se manifiesta cuando sentimos algún tipo de presión ya sea laboral, familiar o personal, por lo que si estás pasando por una constante tensión, tu nivel de hormonas de estrés se encontrará por encima de lo normal debilitando de esta manera tu cerebro, corazón y una de las consecuencias más fuertes puede ser la obesidad o cuadros alérgicos graves.

En éste caso, puedes trabajar en organizar tu día, planear tus actividades de tal forma que puedas realizar todo lo que necesitas en tiempo y forma.

Ira o enojo: Esta emoción puede ser provocada por distintos motivos, principalmente un grado de perfeccionismo que te puede llevar a estar en desacuerdo con muchas cosas. Sea la razón que sea, la ira repercutirá directamente sobre tu corazón, puesto que incrementa la presión sanguínea desencadenando enfermedades cardiovasculares.

Aquí puedes intentar encausar tu enojo con algún tipo de terapia ocupacional (dibujar, leer, bailar), distraer tu mente y soltar el control, eso te podrá ayudar a disminuir tu nivel de enojo por querer controlar todo.

Miedo: El miedo es una de las sensaciones más comunes, ya que alerta al ser humano de cualquier peligro que pudiera existir, sin embargo también puede llegar a ser la emoción más destructiva, debido a que por el miedo podemos perder grandes y excelentes oportunidades.

Los síntomas a causa del miedo llegan a ser muy evidentes, sin embargo, uno de los órganos más afectados por esta emoción suele ser los riñones.

Una técnica muy eficiente para combatir el miedo es realizar una lista ya sea mental o por escrito de los pros y los contra de la situación en sí y de cómo puede limitarte o impulsarte el mismo miedo.

Preocupación: Actualmente, la preocupación es más frecuente entre los seres humanos por el ritmo tan acelerado que vivimos, lo cual debilita nuestro sistema inmune, puesto que la carga energética se dirige hacia los músculos y al cerebro, haciendo más vulnerables las defensas de nuestro cuerpo.

La preocupación es exceso de pensamiento presente, es decir, en lugar de pre-ocuparte, ocúpate en realizar ese proyecto que debes entregar o esas actividades que estas postergando, y de ésta forma podrás minimizar ésta emoción.

Tristeza: El sentimiento de tristeza provoca dos cosas, hacer que nos volvamos más fuertes o más débiles, si nos vuelve débiles, podemos manifestar falta de apetito y aire, el riesgo es llevar la tristeza a un estado de depresión, ya que ésta etapa es más delicada de trabajar.

Permanecer en un estado de tristeza afecta a nuestros pulmones, negando a estos la entrada de oxígeno, trayendo afectaciones severas a largo plazo.

Sin embargo, algo que voy a recomendarte es que puedes sentir la tristeza, porque es parte del equilibrio emocional que todo ser humano debe tener (así como en la película de Intensamente, donde dejar salir la tristeza ayuda a reestructurar todos los sistemas centrales).

Llorar ayuda para poder sacar la emoción pero lo importante es una vez liberada la emoción, hacer consciente que debes regresar a un estado emocional positivo como la alegría o la paz interior.

Estas son las razones por las que debes evitar o detectar a tiempo las emociones negativas.

Es importante tener presente que hay que vivir en plenitud y como ser emocional tienes derecho a sentir todo esto siempre y cuando sepas encausar tus emociones negativas y las puedas convertir en fortaleza e impulso.

Ten en cuenta que vivir en plenitud genera emociones y sentimientos positivos y éstos nos ayudan a generar y atraer paz, armonía y equilibran nuestro organismo y como consecuencia mejoran indudablemente nuestra salud.

 

Déjanos tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *