La Talavera de Puebla

Por: Lulú García

Puebla representa la ciudad colonial más grande del país, es conocida por su esplendoroso centro histórico, pero además a nivel mundial es reconocida por su hermosa tradición de producción de cerámica de Talavera y en este artículo conocerás todo sobre esta artesanía mexicana.

Características de la Talavera

La Talavera es un tipo de mayólica típica de los estados de Tlaxcala y Puebla, México. Su distintivo es su acabado vítreo en color blanco marfileño como base de la decoración.​ La auténtica talavera solo proviene de aquellos estados, específicamente de las localidades de Puebla de Zaragoza, Atlixco, Cholula y en el estado de Tlaxcala en el municipio de San Pablo del Monte debido a la calidad de las arcillas que ahí se encuentra y a la tradición de su manufactura, que se remonta al siglo XVI.

Los colores empleados en su decoración son el azul, el amarillo, el negro, el verde, el naranja y el mala (violeta pálido).

La producción de talavera en estos estados alcanzó un gran desarrollo gracias a la disponibilidad de su barro y a la gran demanda de azulejos para revestir las iglesias y conventos.

El diseño de las piezas está estrictamente regulado por la tradición. La pintura debe sentirse al tacto con una ligera elevación sobre la base. En sus comienzos solo se empleaba el color azul cobalto, que era el pigmento más caro y también muy buscado, no solo por prestigio sino porque aseguraba la calidad de toda la pieza. ​ El talavera es la más destacada de las tradiciones artesanas. Solo se emplean barros naturales y no barros tratados químicamente.

Su delicada manufactura y fragilidad, ya que una pieza se puede romper en cualquier momento, hacen a la talavera tres veces más costosa que cualquier otra pieza de cerámica.

Hoy en día, solo las piezas provenientes de zonas designadas y de talleres específicos que han sido certificados están permitidos para llamar a sus obras talavera. ​ La certificación es emitida por el Consejo Regulador de la Talavera, un cuerpo regulatorio especial.

Solo nueve talleres hasta ahora han sido certificados:

*Talavera Armando

*Talavera Celia

*Talavera de las Américas

*Talavera de la Luz

*Talavera La Reyna

*Talavera de la Nueva España

*Talavera de Santa Catarina

*Talavera Uriarte

*Talavera Virgilio Pérez

Usos de la Talavera

La talavera se emplea principalmente para utensilios de uso común tales como platos, jarrones, tibones, floreros, lavamanos, artículos religiosos y figuras decorativas.

Sin embargo, una cantidad importante se destina a la decoración interior y exterior de edificios en México en forma de azulejos, en especial en la ciudad de Puebla. La cocina poblana es uno de los motivos decorativos de la Talavera, desde los azulejos que decoran los muros y tarjas hasta los platos y otros utensilios de cocina. Constituye un estilo per se de decoración en las cocinas mexicanas.

En las antiguas cocinas conventuales muchos diseños incorporaban el emblema de la orden religiosa. Muchas de las fachadas del centro histórico de Puebla están decoradas con estos azulejos,​ así como fuentes, patios, iglesias y otros edificios, y constituyen parte importante de la arquitectura barroca poblana.​ El empleo de azulejos era una demostración del estatus económico familiar o de la iglesia. Esto condujo a un dicho que dice: “No aspirar a construir una casa de azulejos equivale a no aspirar a mucho en la vida”.

Antecedentes

El origen de estas lozas se sitúa en China. Las técnicas y diseños chinos fueron llevados a la península ibérica vía Mallorca por alfareros de la España musulmana a finales del siglo XII. De allí se extendió al resto de Europa, con el nombre demayólicas. Entre los diversos centros españoles de industria cerámica se hizo especialmente popular el de Talavera de la Reina (Toledo, España), que junto con Sevilla acapararon las exportaciones de loza fina al Nuevo Mundo. En México se incorporaron ulteriores influencias chinas e italianas a medida que evolucionaba en España, así como la formación de gremios con el fin de regular la calidad.

La Talera es producto de varias tendencias artesanales y artísticas procedentes de distintas regiones del mundo: alfarería española andaluza y marrorquí, vidriado árabe, mallas persas, figuras y caracteres chinos (mongoles) y dibujos estilizados del México prehispánico. Es tan poblana como el mole, los chiles en nogada, el camote y los ángeles de la Catedral de Puebla, pero resume tradiciones culturales de cuatro continentes.

 

 

Déjanos tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *