Errores que  te evitan dormir bien

¿Alguna vez te has preguntado, cuál es la razón de que no duermas bien?

Por extraño que te pueda parecer, tu rutina del día a día influye en gran medida para que logres dormir y descansar como un recién nacido.

¡Hoy en Revista Coemag, te compartimos algunos consejos para para evitarlo!

¿Cómo dormir mejor?

Como ya mencionamos, tu rutina del día a día es pieza clave para dormir bien.

Nuestro entorno, la constante exposición a sonidos elevados,  nuestra alimentación, nuestro ritmo de vida, las condiciones del lugar donde habitamos entre otros, impactan de manera directa en la forma en que dormimos y el nivel de descanso que conseguimos durante la noche.

Y como está comprobado que dormir bien trae beneficios para tu salud y belleza, es importante prestar atención a distintos factores que pueden estar afectando tu pleno descanso.

Por lo que es importante considerar éstos factores que pueden alterar tu sueño:

Cenar demasiado tarde o pesado.

Cenar alimentos picantes o muy grasosos, en grandes cantidades antes de dormir, afecta tu ciclo de sueño.

Puedes probar cenar temprano (mínimo tres horas antes de dormir), procura consumir alimentos nutritivos con cero irritantes y, en pequeñas cantidades.

Esto, además de evitarte problemas de sueño, también  reducirá algunas complicaciones que puedas tener con tu digestión.

Desconéctate del mundo.

Deja de lado prender el televisor o revisar tu celular. Se ha comprobado que estos hábitos  distraen y al mismo tiempo, la luz emanada de estos dispositivos, disminuye la melatonina (sustancia encargada de provocar el sueño).

No solo es cuestión de desconectarnos físicamente, incluye también una desconexión mental.

Evita revisar tus pendientes durante la noche o la agenda del día siguiente, ya que puedes hasta generar un estrés innecesario antes de dormir.

El ambiente de tu habitación.

Recuerda que demasiada luz, ruido o un ambiente demasiado frío o cálido, son causas decisivas para no dormir bien. Puedes mejorar tu espacio de dormir, con música relajante, luz tenue y tal vez un poco de lectura para conciliar el sueño al 100%.

Recuerda además tomar un poco de agua antes de dormir, eso mantiene unos niveles adecuados de hidratación.

Evita el exceso de cafeína.

No solo puede ser café, incluso algunas bebidas como el té helado o el chocolate también la contienen.

Para esto te aconsejamos moderar tu consumo de cafeína hasta aproximadamente 4 horas antes de dormir.

Evita tomar siestas muy largas.

Tomar una breve siesta durante el día puede ser benéfico. Sobre todo si el cuerpo lo solicita.

Sin embargo, alargar el tiempo de siesta puede afectar tus horarios de sueño, trayendo como consecuencia el insomnio.

Al final, si consideras que alguno de estos hábitos está afectando tus horas de sueño, es momento de mejorarlos para que tu descanso nocturno sea bueno y tu rendimiento del día siguiente sea mejor.

Déjanos tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *